EL MAGAZINE DE LA INDUSTRIA DEL PLÁSTICO

Control para plagas de tomate producido con polipropileno

Post 131 of 330

 

Productores cuentan con una nueva alternativa para el control del gusano pequeño y de la larva del tomate. Las bolsas de no tejido (TNT) AGROTEX, producidas por TNTEX Industria y Comercio, protegen contra estas plagas que afectan los frutos del tomate durante su crecimiento. El no tejido usado en la fabricación de las bolsas es producido con polipropileno, con materia prima de Braskem, que tiene como característica esencial para la aplicación la baja absorción y retención de agua.

El embolsado de frutos es una conocida técnica de manejo más sustentable de los árboles frutales, pero la aplicación en el tomate es novedad. Para hacerlo posible, TNTEX y Fitesa, líderes en la industria de no tejido, desarrollaron un producto totalmente adecuado a las necesidades de las plantas de tomate, con gramaje diferenciado, resistencia a intemperies y protección solar y, al mismo tiempo, transpirable al oxígeno y agua.

“Estudiamos cada cultura para crear una solución totalmente adecuada. Nuestra bolsa también tiene como diferencial el cerrado con elástico, que da facilidad y rapidez de instalación y mejor calidad de aplicación. Hasta entonces no existía control eficaz de las plagas del tomate. Nuestro producto tiene el 100 % de eficacia”, afirma Mario Mezzedimi, director de TNTEX.

“La cultura del tomate es muy importante en el país, ocupa casi 60 mil hectáreas, por lo tanto, esta tecnología sustentable va a beneficiar a muchos agricultores y también consumidores”, dice Andre Prezenszky, ingeniero de Aplicación y Desarrollo de Mercado del PP.

Una investigación realizada durante dos años por la Universidad Federal do Ceará (UFC), en cultivos de tomates en la zona rural de Ubajara (CE), confirmó la eficacia del embolsado de los frutos del tomate en el combate de las plagas que la atacan directamente. Las bolsas de no tejido deben ser colocados en el momento de la floración para que el racimo crezca dentro de él. El estudio dio como resultado que el uso de las bolsas reduce el costo en un 40,7 % que cuando se usa control químico.

“Con la técnica, hay una reducción de la pérdida de frutos dañados por el ataque de las plagas. Si fueran considerados solo los insecticidas para el control de insectos que atacan los frutos, la reducción es de 95 a 100 %”, afirma el profesor Patrik Luiz Pastori, de UFC.

Menu