EL MAGAZINE DE LA INDUSTRIA DEL PLÁSTICO

México desarrolla un biopolímero que regenera hueso en tiempo récord

Post 15 of 384

México desarrolla un biopolímero que regenera hueso en tiempo récord

Un grupo de investigadores mexicanos pertenecientes al Centro Universitario de la Salud de la Universidad de Guadalajara, ha diseñado un biomaterial que puede regenerar el hueso combinando quitosana e hidroxiapatita.

La quitosana es un compuesto extraído de la cáscara de los crustáceos. Desde hace más de 10 años se investiga sobre sus propiedades en la salud y se ha observado que al combinarlo con la hidroxiapatita, se obtienen resultados altamente favorables.

Este biomaterial consiste en una biomembrana que genera células óseas a una velocidad mayor que otros materiales utilizados actualmente en medicina y que provienen de huesos de cadáver. Además de disminuir ciertos riesgos, también se disminuyen considerablemente los costos, (hasta una quinta parte) ya que en su mayoría son importados, tal es el caso de los implantes de titanio, cuyos costos son muy altos.

Los investigadores han comprobado que el polímero de quitosano es biocompatible con el tejido celular. Sin embargo, el objetivo principal de la investigación consiste en generar una red de andamios que induce a un proceso de regeneración, el cual ya se ha comprobado que no produce fibrosis.

Las pruebas fueron realizadas en un grupo de ratas que padecían lesiones en la columna. Se procedió a colocarles una lámina del biopolímero sobre la lesión, tal como si fuera un andamio. Los resultados se evaluaron en tres fases: al primer grupo se lo evaluó a los 30 días, un segundo grupo a los 60 y finalmente un tercer grupo a los 90 días, comprobando que este último grupo ya presentaba una regeneración total del hueso. Una vez cumplida la misión, el biopolimero se degrada. Se ha observado que a los 60 días, los minerales liberan calcio y fósforo que ayudan a la tarea regenerativa y a los 120 días no queda ningún rastro del compuesto dado que ha sido sustituido por tejido nuevo.

Posteriormente se evaluó la flexibilidad que presentaban las columnas sometidas a este tratamiento, observando beneficios en la parte biomecánica y asegurando que el implante logra conservar la postura normal de la columna.

Queda por último realizar estas mismas pruebas en seres humanos, para lo cual existen ciertos protocolos a seguir.

,

Menu