Necesitamos cambios para esta nueva normalidad

242
views
Eduardo Huerta

Para esta semana nuestro coach y colaborador de la revista, Lalo Huerta, nos habla de cómo ve el panorama de la industria del plástico no solo frente a las prohibiciones, que están vigentes desde principio de año, sino por las consecuencias que estamos viviendo a causa de la pandemia.  

Ante la pregunta de si la pandemia va a afectar a la industria su respuesta es contundente: “Le va afectar porque todos los componentes que se suministran para un determinado producto terminado, están bajando en demanda. Por poner un ejemplo, los cosméticos, los estuches o las tapas para perfumes disminuyen pues ahora estas más tiempo en casa y hay una reducción en su uso, por lo que hay un menor consumo”.

Desde su perspectiva, ya hay cambios. Sin embargo, para que sean efectivos, los ciudadanos tienen que estar convencidos de que ese es el camino correcto. “Cambiar por cambiar, sin saber el rumbo hacia dónde vamos puede provocar un desgaste o acciones más peligrosas. Yo dividiría los cambios en dos, uno que está ligado con la industria del plástico y el otro que está unido con el comportamiento de las personas. Para el primero veo cambios tangibles: el uso de materiales reciclados, incorporación de la economía circular y, a futuro, más productos que no sean de un solo uso. Para el segundo, lo primero que debemos hacer es entender que tenemos que protegernos. Estar claros que al usar cubrebocas no solo me protejo a mí, sino también a los demás. Todavía nos falta ver este cambio de mentalidad y espero que en el corto plazo se entienda pero sobre todo se aplique”.

Para Huerta el sector más beneficiado será sin duda el farmacéutico. “Sin embargo, debemos estar consientes que así como se ve beneficiado este sector, en estos momentos, ya debemos estar trabajando en los insumos que necesitaremos para cuando la vacuna esté lista. Otro sector que sin duda también se vera beneficiado es el médico, ya que los respiradores tienen materiales plásticos que deben estar suministrados para la construcción del mismo.

En cuanto a las prohibiciones, cree que si se mantendrán. “La política desafortunadamente no entiende a la industria del plástico, sobre todo cuando hablamos de las bolsas que se entregan en los supermercados. La realidad es que hoy se ha visto que ya no son de un solo uso, incluso ahora se ven menos tiradas en la calle. No obstante, hay un tema que para mi debe ser diferenciado, una cosa es la basura y otra muy diferente las bolsas de plástico. No quiero entrar en polémica con temas ambientalistas, pero si haces un recorrido por cualquier calle, encuentras colillas de cigarro, bolsas, botellas, empaques y hasta una que otra cascara de plátano o servilleta de un sándwich. Este tema es más de educación que de política. Creo que se debe promover que la basura se debe tirar en un bote y, al mismo tiempo, se deben colocar más botes de basura en las calles porque sino entonces esta sinergia no sirve. Prohibir es la manera más fácil de resolver un problema, aunque se suman otros”, asegura Huerta.