EL MAGAZINE DE LA INDUSTRIA DEL PLÁSTICO

Plástico derivado de la cáscara de naranja

Post 86 of 384

La mexicana Giselle Mendoza, estudiante de economía del Instituto Tecnológico y Estudios Superiores de Monterrey, ha llevado a cabo una labor de gran impacto social: la producción de bioplástico a partir de la cáscara y del bagazo de la naranja.

Esta materia prima resulta ser totalmente biodegradable y su proceso de degradación se completa en aproximadamente 90 días. El producto obtenido, es decir, el bioplástico, es flexible y transparente, por lo que sería apto para ser utilizado en la industria biomédica, en envasado de alimentos, en embalajes y, por supuesto, también en materiales para la agricultura.

Una de las principales ventajas que presenta el proyecto es que puede ser totalmente accesible en todo el mundo, dado que es una fruta cultivable en muchos países, en especial en México.
El proyecto continúa en proceso de desarrollo, el próximo paso es la realización de una prueba industrial para estudiar la posibilidad de satisfacer la eventual demanda de las empresas del rubro.

,

Menu