10 Años apostando por un modelo sostenible a través del reciclaje de unicel

94
views
10 Años apostando por un modelo sostenible a través del reciclaje de unicel

Hace más de diez años Dart de México, se convirtió en una empresa pionera en impulsar la industria del reciclaje de Unicel (EPS) en México. Desde entonces ha mantenido un firme compromiso para informar sobre el reciclaje, además de apoyar el desarrollo de infraestructura que permita el aprovechamiento, valorización y reciclaje de este material.

Consolidada como el fabricante más grande del mundo en la producción de vasos y envases térmicos (EPS), inició operaciones en nuestro país en abril de 1996 en Atlacomulco, Estado de México generando iniciativas y proyectos que impulsan el desarrollo de la comunidad y el entorno en el que opera, así como de sus colaboradores.

En 2010 Dart marcó un hito en la carrera pro-reciclaje con la apertura del primer centro de acopio de EPS en su planta de Atlacomulco, Estado de México. Sumándose al proceso mediante la recolección y densificación del unicel y posterior envío a sus aliados para completar el proceso de revalorización del insumo. Este centro tiene una capacidad de procesamiento de 400 toneladas anuales.

Al mismo tiempo inició un trabajo de sensibilización sobre la separación, buen manejo y valorización del EPS con la difusión de buenas prácticas para generar vínculos con la comunidad y sumar esfuerzos. Con este trabajo continuo logró que en 2014 se sumara Tecnologías Rennueva, startup mexicana que abrió el primer almacén de reciclaje de unicel en la Ciudad de México, y en 2016 se integró el tercer aliado Marcos y Marcos, quien sumó a sus instalaciones en Tultepec, una planta que les permite acopiar, densificar, peletizar el poliestireno expandido, también conocido como hielo seco, y con el material reciclado manufacturar marcos y molduras, cerrando así el ciclo de vida dentro de un esquema de economía circular.

El unicel es un producto que, desde su creación, ha traído importantes beneficios a la sociedad, desde uso médico en la transportación de órganos y vacunas, para la conservación de alimentos, en la industria de la construcción ha formado parte la vida cotidiana de la población de manera positiva. Es importante generar una cultura del manejo adecuado de este tipo de plásticos, difundiendo e informando sobre el manejo adecuado posterior a su uso. Sin duda la industria del reciclaje del EPS tiene un futuro prometedor en el país, se trata de un reciclaje que puede ser a gran escala y hay un mercado para ello. Desarrollarlo también traerá beneficios paralelos en la creación de empleos, impulso de proyectos e innovación a favor del medio ambiente.

En los últimos 10 años las tres empresas involucradas en el proceso de reciclaje de EPS han invertido más de 4.5 millones de dólares en reciclaje de este insumo en México, los cuales se han destinados para la compra de equipos de recolección y densificación, donaciones de recursos para el personal, patrocinios y otros programas que promuevan el reciclaje del Unicel (EPS) a través de varios proyectos de acopio, educación, separación, valorización y de reciclaje.

Para lograr un impacto de gran alcance es vital el involucramiento de las autoridades, así como de los propios consumidores direccionando los esfuerzos en el mejoramiento de la gestión de residuos y poniendo como centro de la conversación el reciclaje para impulsar la economía circular en México.