BASF fortalece la I+D con una supercomputadora más poderosa

317
views
BASF has started up a new supercomputer at its Ludwigshafen site. The new BASF supercomputer, named Quriosity like its predecessor, is the world’s largest supercomputer used in industrial chemical research. Significantly more complex modeling, virtual experiments and simulations are possible with its 3 petaflops computing power (1 petaflops equals one quadrillion floating point operations per second). Quriosity has more than 1,000 compute nodes and 3,000 terabytes of storage capacity. The photo shows a close-up of a compute node of BASF's new supercomputer.

BASF ha puesto en marcha una nueva supercomputadora en su sitio de Ludwigshafen para reemplazar la existente. Con 3 petaflops de potencia informática, la nueva supercomputadora es considerablemente más potente que su predecesora de 1,75 petaflops.

“Las tecnologías digitales se encuentran entre los instrumentos más importantes para expandir aún más nuestras capacidades de investigación y desarrollo”, dijo la Dra. Melanie Maas-Brunner, miembro de la Junta de Directores Ejecutivos y Directora de Tecnología de BASF. Como ejemplo, señaló que en la actualidad se requiere una potencia informática superior a la media para elaborar las estructuras poliméricas más prometedoras entre miles de posibilidades. “Durante los últimos cinco años, hemos trabajado con mucho éxito en todo el mundo con nuestra supercomputadora Quriosity. Nos permitió acortar considerablemente el tiempo de desarrollo de moléculas y compuestos químicos innovadores y, por lo tanto, acelerar el lanzamiento al mercado de nuevos productos”, dijo Maas-Brunner. “Pero la capacidad informática ya no era suficiente. Además, la complejidad de nuestros proyectos de investigación y, por lo tanto, las exigencias de la supercomputadora han aumentado. Por lo tanto, decidimos invertir en una nueva computadora de alto rendimiento”.

La nueva supercomputadora fue fabricada por Hewlett Packard Enterprise (HPE) y funciona con procesadores AMD (CPU). Tiene un innovador concepto de refrigeración basado en la refrigeración por agua caliente. El sistema absorbe el calor directamente donde se genera en la supercomputadora y lo transporta, lo que reduce significativamente la energía requerida y, por lo tanto, los costos operativos. La nueva supercomputadora BASF, llamada Quriosity como su predecesora, es la supercomputadora más grande del mundo utilizada en la investigación química industrial. HPE restaurará la supercomputadora anterior, con una tasa de recuperación de más del 95 por ciento.

BASF también confía en la potencia de computación en la nube adicional cuando es necesario

Además de su propia supercomputadora en el sitio, BASF también planea usar el poder de la computación en la nube. “Esta solución híbrida nos ofrece la mejor flexibilidad técnica y operativa posible”, dijo Maas-Brunner. “Nos permite manejar solicitudes que requieren una potencia de procesamiento excepcionalmente grande, así como trabajar en tareas especiales para las que nuestra propia supercomputadora no está diseñada”.

La supercomputadora permite enfoques de investigación fundamentalmente nuevos

Como herramienta digital, la supercomputadora es un enorme ahorro de tiempo. Una supercomputadora puede realizar cálculos que habrían tomado alrededor de un año en el pasado en tan solo unos días. Esto no solo ha reducido los tiempos de desarrollo de productos: “Pudimos identificar y utilizar conexiones previamente ocultas para impulsar enfoques de investigación completamente nuevos”, dijo Maas-Brunner. “El modelado, los experimentos virtuales y las simulaciones son cada vez más complejos y requieren más poder de cómputo. Con la nueva supercomputadora, que es aproximadamente el doble de rápida, ahora podemos proporcionar a nuestros investigadores la potencia informática necesaria”.

Toda la empresa usa Quriosity desde 2017

La supercomputadora Quriosity se ha implementado en BASF desde 2017. Desde entonces, ha realizado un promedio de 20,000 tareas por día y es utilizada por más de 400 empleados en todo el mundo. En el área comercial del cuidado personal, por ejemplo, las simulaciones complejas de la supercomputadora ayudan a los investigadores a comprender mejor la composición de los productos para el cuidado personal y a predecir con mayor precisión qué ingredientes cosméticos armonizan de manera óptima para lograr el efecto deseado. Las simulaciones también ayudan a planificar y optimizar los procesos de reacción. Por ejemplo, se puede simular la distribución de sustancias y la temperatura en un reactor y esta información se puede utilizar para mejorar continuamente la producción. En una etapa temprana de desarrollo de productos para la protección de cultivos, mediante el uso de modelos moleculares, la supercomputadora puede identificar rápidamente los compuestos adecuados que serán efectivos y respetuosos con el medio ambiente. Sin embargo, la supercomputadora también se usa en proyectos fuera de la investigación y el desarrollo. Ayuda, por ejemplo, a optimizar la dinámica de fluidos de los componentes de la planta en las operaciones de producción.