Compuesto de LANXESS utilizado en el primer teléfono de fibra de carbono

129
views
Compuesto de LANXESS utilizado en el primer teléfono de fibra de carbono

El Carbon 1 MK II de la start-up Carbon Mobile, un teléfono inteligente que establece nuevos estándares de ligereza, diseño delgado y sostenibilidad, hace su debut en el mercado este mes.

El material base para la producción de la carcasa es un compuesto termoplástico de la gama de productos dynalite de LANXESS Tepex. Está reforzado con tejidos de filamentos continuos de fibra de carbono 1K increíblemente finos.

A pesar de sus propiedades avanzadas para producir estructuras robustas pero ligeras, las fibras de carbono se comportan como un blindaje electromagnético. Esto significa que bloquean las señales de radio, formando una jaula de Faraday que, en lugar de permitir el paso de las señales, las dispersa por el cuerpo exterior del dispositivo. La industria tecnológica ha considerado imposibles los dispositivos conectados con fibra de carbono.

Después de cuatro años de investigación y desarrollo, los ingenieros de Carbon Mobile han desarrollado un proceso revolucionario para desbloquear el potencial de la fibra de carbono para los dispositivos conectados. La tecnología patentada HyRECM (Hybrid Radio Enabled Composite Material) fusiona fibras de carbono con un material compuesto complementario capaz de penetrar la señal de RF.

Para impulsar aún más la conectividad de los dispositivos, se integra una tinta conductora impresa en 3D en la estructura de fibra de carbono. El resultado es el primer material a base de fibra de carbono “habilitado para radio”. Aplicada por primera vez en el Carbon 1 MK II, la nueva tecnología produce una estructura de carcasa robusta a base de fibra de carbono que no solo es delgada y liviana, sino que también está hecha de menos del 5% de plástico.

La carcasa está diseñada como monocasco o “carcasa única”. Como resultado, hace un uso optimizado de la rigidez del plástico reforzado con fibra de carbono (CFRP).

Esto contribuye al grosor de las paredes delgadas y al bajo peso del teléfono inteligente y también permite la miniaturización. Esto se debe a que no hay un refuerzo voluminoso que ocupe espacio en el interior de la carcasa.

El dispositivo pesa solo 125 gramos, lo que significa un tercio más liviano que los teléfonos inteligentes convencionales. Tiene 6,3 milímetros, lo que también significa un 25% más delgado.