Conoce NEMOSINE, un embalaje inteligente

91
views

El Proyecto NEMOSINE, coordinado por AIMPLAS, ha culminado luego de cuatro años de investigación para encontrar una solución de almacenamiento más eficiente y sostenible que logre preservar el patrimonio cultural del siglo XX fabricado en celulosa, Esto incluye películas y material fotográfico que contienen este elemento químicamente inestable, difícil de conservar a largo plazo.

El citado proyecto creó envases inteligentes que prolongan la vida y mejoran la conservación de estos elementos culturales, ayudando a disminuir el consumo de energía y los costos propios derivados del almacenamiento tradicional en frío.

Se trata de un sistema de envases que contienen material que adsorbe el ácido acético que libera la celulosa. Además, tiene sensores que detectan ácido acético y dióxido de nitrógeno, y un software capaz de monitorear tales emisiones y generar un modelo de degradación para la toma de decisiones sobre conservación.

La caja NEMOSINE está elaborada de polipropileno, elegido por su resistencia química, estabilidad y efecto barrera al vapor de agua, que, además, la convierte en apta para moldeo por inyección.

En cuanto al precio, también el propileno otorga el beneficio de ser económico, posibilitando su comercialización a gran escala.

Los adsorbentes de ácido acético se desarrollaron para inhibir la degradación provocada por el efecto vinagre, un proceso que amenaza la conservación de los derivados de la celulosa. Dichos adsorbentes se basan en marcos orgánicos metálicos (MOF), un nanomaterial poroso que es capaz de adsorber ácido acético en condiciones de humedad.

Según las pruebas realizadas, los adsorbentes son efectivos, mecánicamente estables y poseen gran capacidad de adsorción.

También se creó un sistema de sensores para detectar gases de ácido acético y dióxido de nitrógeno, que permita dar una solución de bajo costo y consumo de energía para monitorear el proceso.  

Los usuarios pueden tener acceso a datos a través de internet mediante una comunicación de datos simple e inalámbrica, y el software NEMOSINE incluye un modelo de degradación con datos sobre los gases emitidos recopilados por los sensores y metadatos ingresados por los usuarios.

Participaron en este proyecto Associação para a Inovação e Desenvolvimento da FCT, Centre Technique Industriel de la Plasturgie et des Composites, Promethean Particles, Akumplast JSC, Biosensor SRL, Nanopharma, Modisprem, Österreichische Akademie der Wissenschaften, Institut Valencià de Cultura, Deutsches Filminstitut & Filmmuseum, PNO Consultants, Beskid Plus, AIMPLAS, Centre National de la Recherche Scientifique, IRIS Technology Solutions e Instituto Superior Técnico Universidade de Lisboa, entre otros.