Economía Circular: Un respiro para el futuro de la humanidad

149
views
Economía Circular: Un respiro para el futuro de la humanidad

Por Gerardo Pedra Rocha

LA ADECUADA GESTIÓN DE RESIDUOS SÓLIDOS ES FUNDAMENTAL PARA QUE CAMBIEMOS EL CHIP HACIA CIUDADES SOSTENIBLES, MÁS SANAS E INCLUYENTES. ES NECESARIO QUE LOS GOBIERNOS NACIONALES Y LOCALES, LAS EMPRESAS, LAS ONGS Y TODOS LOS CIUDADANOS, NOS ENFOQUEMOS EN MANERAS INTELIGENTES Y SOSTENIBLES QUE PERMITAN EL CORRECTO MANEJO DE RESIDUOS.

Nos encontramos en la recta final del complejo año 2020, que sin duda nos ha dejado muchas enseñanzas y nos ha hecho reflexionar en todos los sentidos. Particularmente, nos ha permitido revisar el impacto ecológico que, como seres humanos, ejercemos en el planeta.

También nos ha recordado lo esencial que puede ser el plástico para diversas industrias como la alimentaria y la médica, reiterando las ventajas de su composición para garantizar la seguridad sanitaria.

Esta situación ha puesto a la industria plástica en el centro de una conversación necesaria sobre la correcta disposición de residuos. Debemos hablar de todos los residuos, sin ponerlos en categorías diferentes, porque es una visión un tanto simplista satanizar a algunos residuos como el EPS/unicel y dejar de responsabilizarnos por el resto.

Es un grave error no darnos cuenta que por más prohibiciones que elaboren o por más nuevos materiales amigables con el medio ambiente que se desarrollen, si no cambiamos nuestra perspectiva en cuanto a la gestión de los residuos, no podremos evolucionar a una sociedad sostenible.

Por ejemplo, en 2018, el Banco Mundial publicó el informe What a Waste 2.0: A Global Snapshot of Solid Waste Management to 2050, en el cual invitaba a adoptar medidas urgentes. En él pronostica que para 2050 los desechos, a nivel mundial, crecerán 70%.

La gestión de residuos necesariamente está asociada a nuestros hábitos de consumo, tanto de manera particular como de manera colectiva. Es por ello que debemos abordar estos temas desde una perspectiva económica, considerando los sistemas de producción y toda la cadena de valor alrededor de ellos. Integrar el manejo de residuos sólidos en una economía circular, promoverá un crecimiento económico eficiente que permitirá mitigar los efectos ambientales.

Rehusarnos a la circularidad en la disposición de los residuos que generamos también trae consigo retos que muchas veces no alcanzamos a dimensionar. Además del impacto ambiental, debemos considerar el golpe a la salud pública que provoca que los desechos no se recojan o no se eliminen adecuadamente. El costo de dichas omisiones puede ser mucho mayor de prever.

Esto lo confirma Laura Tuck, vicepresidenta de Desarrollo Sostenible del Banco Mundial, quien argumenta que la mala gestión de desechos está perjudicando la salud humana y los entornos locales, haciendo más grandes los retos relacionados con el cambio climático. Igualmente, enfatiza que, como siempre, los más perjudicados resultan ser las clases económicas menos favorecidas, y anima a reutilizar productos para evitar que lleguen a los rellenos sanitarios.

Economía Circular en acción

A pesar de los grandes retos que existen para la implementación de sistemas de economía circular, mundialmente cada vez más las empresas, organismos y emprendedores han visto la oportunidad de generar una cadena de valor en todo el proceso de diseño, producción, consumo y revalorización de los productos.

Es fundamental entender que existen muchísimas formas de aterrizar la economía circular. Existen casos en los que los residuos se convierten o forman parte de un objeto totalmente diferente, en otros, el material se reintegra a una aplicación similar para darle una nueva vida útil en una circularidad total. Pero, en todos, la esencia más simple de la economía circular es evitar generar residuos y valorizar los que se generan.

Algunas aplicaciones que podemos encontrar de la economía circular puesta en acción son tan variadas que van desde botellas recicladas, hasta componentes en la construcción de carreteras. Para que cualquiera de estas funcione, se comienza con la valorización de los residuos, que permite separarlos, acopiarlos y reintegrarlos nuevamente a la cadena económica, generando un valor monetario y de bienestar en todo el proceso.

Estos casos de éxito merecen ser difundidos para que las personas entiendan los modelos de economía circular y los adopten es su vida diaria, al generar o consumir productos provenientes de un proceso de revalorización o reúso.

Estas son algunas de las iniciativas o productos que podemos encontrar en el mercado que utilizan materia prima reciclada:

Botellas de reciclado

Existen iniciativas en México que han permitido generar la tecnología necesaria para poder reciclar el PET con grado alimenticio, es decir que se fabriquen botellas a partir de otras botellas recicladas.

Bolsas plásticas recicladas

Otro sector en el que podemos observar una circularidad total es en el de las bolsas plásticas. Existen muchos fabricantes de bolsas que integran a su proceso plásticos reciclados provenientes de otras bolsas plásticas. En ese sentido, es de gran importancia que nos acostumbremos a usarlas todas las veces que sean posibles y cuando se rompan o no se puedan utilizar por alguna razón, separarlas para que puedan reintegrarse nuevamente a la cadena de valor.

Carreteras construidas con PET

Construir carreteras con PET reciclado es una práctica que se está popularizando. En México, tenemos un ejemplo. El año pasado se inauguró la primera carretera con asfalto modificado a partir de plástico reciclado, tiene dos kilómetros y se encuentra entre las localidades de Irapuato y La Piedad en el estado de Guanajuato. Para lograrlo se utilizó una tonelada de plástico reciclado, equivalente a unos 250 mil empaques flexibles de plástico.

Ladrillos ecológicos

El uso de plástico u otros materiales reciclados para la construcción de viviendas resistentes es cada vez más frecuente. Se van desarrollando nuevas técnicas que permiten transformar los residuos plásticos en sistemas alternativos para la construcción.

Esto vuelve la materia prima muy económica y accesible en cualquier lugar del mundo. Asimismo, nos permite imaginar otras soluciones a problemas sociales asociados con la pobreza y falta de acceso a recursos de buena parte de la población.

Existen ladrillos de plástico tipo Lego fabricados a partir de plásticos reciclados y eco ladrillos hechos con botellas plásticas de menos de 3 litros y rellenadas con cualquier tipo de residuo plástico o de papel aluminio (estos incluso pueden servir como aislante acústico, térmico y antisísmico, entre otros). Un ejemplo nacional está en una comunidad oaxaqueña, la cual empezó a construir casas a partir de empaques de cartón y botellas de PET, con una técnica que ha beneficiado a toda la comunidad.

Marcos y molduras producidas con unicel reciclado

Uno de los muchos usos que se le puede dar al unicel reciclado es para la fabricación de marcos y molduras. Incluso pueden ser utilizadas como zoclos en la industria de la construcción. En nuestro país, el mayor vendedor de marcos realiza gran parte de su producción a través de poliestireno expandido (unicel) reciclado, y cuenta con 5 centros de acopio de unicel en Estado de México, CDMX, Monterrey, Querétaro y Guadalajara.

Murales hechos con tapas plásticas

En el mundo de las artes también tenemos ejemplos, tal es el caso del artista venezolano Oscar Olivares quién hizo en Caracas el mural artístico más grande del mundo, diseñado únicamente con tapitas plásticas. Otro ejemplo de creatividad en tiempos de la economía circular.

Bancas y mobiliario

Existen muchos proyectos que convierten el polipropileno proveniente de tapas y etiquetas de botellas, polietileno y aluminio de diferentes empaques y PET de botellas, en tablones de alta calidad a base de plástico 100% reciclado. Están elaborados bajo procesos cuidados para evitar la contaminación del aire o agua, y son utilizados como mobiliario útil para parques o escuelas.

Contenedores alimenticios hechos de residuos de café

Hace poco encontré un proyecto de un joven alemán que tras años de experimentar, logró crear una taza sustentable y resistente hecha con residuos de café. En tonos oscuros y con un leve aroma a café tostado, estas tazas son biodegradables, resistentes a la temperatura y en un costo razonable.

Moda reciclada

En el ámbito de la moda, han surgido diversos emprendimientos fomentando una cultura de “moda consciente” en el que se han renovado los conceptos de tiendas de segunda mano o diseñadores de modas que optan por utilizar materiales reciclados dentro de la materia prima. De esta manera podemos encontrar prendas deportivas o de vestir que integran en su estructura textil fibras provenientes de plásticos o de sus derivados. También existen emprendedores que se han decidido por el diseño de accesorios y comercializan carteras, bolsas, minibags o libretas fabricados a partir de la reutilización de bolsas de plástico. Inclusive podemos encontrar tenis deportivos de reconocidas marcas que integran más del 50% de materiales reciclados a su proceso de fabricación.

Pensamiento del futuro cercano

Definitivamente vamos avanzando, vamos sumando más actores a un mundo basado en la economía circular. No podemos bajar la guardia y desde cada una de nuestras trincheras es posible implementar una economía y fomentar una cultura que privilegie el reúso y reciclaje antes que el desecho.

Hay mucho que trabajar y veo con optimismo el interés de muchas personas. Sin duda el 2021 llegará con sus propios retos, entre ellos seguramente la economía circular jugará un papel importante. Los beneficios son muchos y muy variados, desde los evidentes como el impacto ambiental y económico hasta los culturales y de salud pública.

Finalizo con un recordatorio: siempre hay una invitación abierta a formar parte de la solución, de manera activa. Tenemos que ser cuidadosos en lo que consumimos, separar nuestros residuos y disponer de ellos de la mejor manera posible. Hoy es el mejor día para empezar a ser responsables y colaborar como sociedad para ser factores de cambio en beneficio de todos.