Estos son los retos y oportunidades para la proveeduría de la industria automotriz

69
views

La industria automotriz vive una época de disrupciones que cambiarán completamente la cara del sector en los próximos años. Con la llegada de nuevas tecnologías, como los autos híbridos y eléctricos, las tendencias de sostenibilidad y las nuevas opciones de movilidad bajo demanda, hoy las necesidades de vehículos son mucho más amplias que hace una década.

De acuerdo con Carlos González, director general de Hultek, empresa especializada en proveeduría de soluciones de hule para diferentes industrias, este panorama también será una gran oportunidad para impulsar la proveeduría del sector en México, un país que se ha distinguido por la gran calidad de manufactura automotriz.

“Quienes somos parte de una cadena de proveeduría para esta industria vemos que se están abriendo nuevas oportunidades de forma constante. Es importante saber reconocerlas, establecer procesos que puedan absorber esas necesidades y generar esquemas de mejora continua para cumplir con las exigencias cada vez más elevadas de la industria”, sugirió González.

¿Cuáles son esas oportunidades y nuevos retos que impondrá el crecimiento de la industria automotriz y cuáles son los signos de ese cambio? Los especialistas de Hultek definen algunos de ellos:

Cambio de preferencias en el consumidor

De acuerdo con un estudio de Consumer Reports, 36% de los ciudadanos estadounidenses está considerando comprar o rentar un vehículo 100% eléctrico, debido a la masificación de la tecnología, lo cual está haciendo cada vez más accesible adquirir un vehículo 0 emisiones.

“Veremos que la producción de autos eléctricos detonará en el corto plazo, por lo que debemos estar listos para saber qué tipo de proveeduría específica van a requerir los OEM’s e incluso adelantarnos, no esperar a que ellos se acerquen a nosotros”, dice González.

Nuevas inversiones en la región

México se podría estar alistando para recibir nuevas inversiones de OEM’s automotrices interesados en fabricar en la región Norteamérica, aprovechando las facilidades que ofrece el nuevo T-MEC.

De igual forma, en Estados Unidos ya se han registrado anuncios al respecto, como el del gigante surcoreano Hyundai, a principios de año, que invertirá en una planta en el estado de Georgia, en el cual se manufacturarán autos eléctricos.

“Es posible que las demandas de proveeduría incrementen considerablemente. Si los proveedores y PyMes mexicanas queremos atender ese mercado, lo mejor es buscar una rápida escalabilidad y ofrecer las condiciones adecuadas, las cuales van desde las certificaciones hasta la infraestructura y logística”, señala González.

Implementar tecnología de seguimiento

Cada auto que se manufactura requiere de unas 30 mil piezas distintas. Esto representa una mayor probabilidad de atrasos e interrupciones en la cadena de suministros.

Un gran reto para los proveedores no solo es garantizar una logística más inteligente, sino integrar tecnología de seguimiento en tiempo real para los procesos de producción de cada pieza que se fabrica, la cual también servirá para que los OEM’s puedan establecer proyecciones y resolver problemas de la cadena de suministro de forma mucho más ágil.

Sostenibilidad en la cadena de proveeduría

La industria no solo se está volviendo más sostenible de cara al consumidor final, sino que busca que los proveedores integren procesos más sostenibles también, con un menor nivel de emisiones en cada una de sus etapas.

Es muy probable que la propia industria emprenda auditorías para evaluar este factor y que éstas sean cada vez más estrictas. La agenda de sostenibilidad será clave para la operación de las grandes armadoras automotrices ante la transformación del sector.

“Es muy importante estar alineados con los objetivos de nuestros clientes, entender cuáles son sus necesidades y de qué forma podemos innovar para mantenernos como un proveedor confiable”, explica el CEO de Hultek.

Es importante señalar, remarcó González, que el T-MEC obliga a las armadoras a contar hasta con un 75% de contenido regional, por lo que la proveeduría debe trabajar muy fuerte para atender la gran demanda que se detonará con la transformación de este sector.