European Bioplastics desmiente un estudio científicamente cuestionable sobre los plásticos compostables

88
views

European Bioplastics (EUBP) reacciona a la publicación de un estudio de Wang et al. afirmando que los plásticos compostables y los plásticos reciclados son más tóxicos que el plástico convencional.

Un estudio liderado por el Instituto Español de Evaluación Ambiental e Investigación del Agua y el Instituto de Agroquímica y Tecnología de los Alimentos (IATA-CSIC), y publicado en la revista Journal of Hazardous Materials, afirma haber analizado la toxicidad de las bolsas de plástico compostables, las bolsas de plástico convencionales y otras bolsas de plástico recicladas en celdas de pez cebra. Explican que el experimento consistió en extraer las bolsas para analizar los compuestos tóxicos que podrían liberarse al medio ambiente. La toxicidad de estos compuestos fue evaluada en tres situaciones diferentes, según ellos: “directamente, de las muestras de bolsa; tras una simulación de envejecimiento con rayos ultravioleta, y a través de los diminutos fragmentos de las bolsas que quedaron tras ser convertidas en abono. Finalmente se analizó el fertilizante resultante del proceso de compostaje de las bolsas”.

Los autores afirman que los plásticos reciclados y compostables son altamente tóxicos, pero el método utilizado en el estudio es un esquema de prueba preliminar, no validado, y los argumentos expuestos en el comunicado de prensa son engañosos.

Es importante destacar que los plásticos compostables y los plásticos convencionales reciclados o vírgenes no están clasificados como sustancias peligrosas según el Reglamento (CE) nº 1272/2008 de la UE. Además, los plásticos compostables deben pasar pruebas de ecotoxicidad para obtener la certificación EN 13432 de compostaje industrial y garantizar que no tienen ningún impacto negativo en el suelo.

Según la revisión por pares de nuestros expertos científicos, este es el motivo:

Los autores del estudio tomaron una decisión cuestionable al utilizar metanol para extraer sustancias del plástico. La decisión de utilizar metanol es completamente arbitraria por su parte y el documento no proporciona ninguna justificación para hacerlo. Además, el propio metanol está clasificado como un líquido tóxico. Lo que también falta en el informe es la prueba de que la extracción con metanol no modifica la estructura química de la muestra analizada. Por lo tanto, el uso de metanol introduce un sesgo en el estudio y los autores no proporcionaron suficiente información sobre el procedimiento de extracción para descartar la posibilidad de que pudiera haber creado artefactos. La extracción con metanol como disolvente no tiene el mismo efecto en todos los polímeros, lo que significa que los resultados no pueden ser comparables para diferentes tipos de polímeros. Además, los resultados de las pruebas de toxicidad de extractos metanólicos de plástico no pueden aplicarse directamente al plástico en sí. De hecho, el metanol extrae sustancias químicas del producto y se evalúa el extracto altamente concentrado. Esto no es en absoluto comparable a una fuga química real en el medio ambiente o a una migración en los alimentos.

Los aditivos encontrados por extracción en el estudio no están clasificados como tóxicos según el reglamento de Clasificación, Etiquetado y Envasado de Sustancias y Mezclas (Reglamento CLP, nº 1278/2008), mientras que el resto de aditivos no identificados se interpretan en base sobre especulaciones.

Es extremadamente alarmante que el comunicado de prensa que acompaña a este estudio transmita información de una manera muy sensacionalista, desviando la atención de los lectores de evaluar la validez del estudio en sí y el método científico empleado. Hemos visto que este fenómeno se repite con más frecuencia últimamente, y no sólo está perjudicando a la industria de los bioplásticos, sino a todas las industrias y a la propia comunidad científica. Es necesario recordar que las normas garantizan a nivel legal y sanitario que los productos sean evaluados y seguros de usar, de acuerdo con sus requisitos reglamentarios.

En general, las afirmaciones formuladas en el comunicado de prensa de que los plásticos reciclados y compostables son más tóxicos que los plásticos vírgenes no están respaldadas por ninguna evidencia científica. Por lo tanto, el estudio, incluidos los métodos de prueba y los procedimientos de toma de muestras, debe reevaluarse completamente en cuanto a su corrección científica. La EUBP estará encantada de apoyar a los científicos con comentarios detallados.