¿Fabricar plástico sin combustibles fósiles?

268
views
¿Fabricar plástico sin combustibles fósiles?

Los científicos han descubierto que algunas bacterias producen etileno químico, lo que podría contribuir a nuevas formas de fabricar plásticos ecológicos.  

El estudio fue publicado el pasado 27 de agosto, en la revista Science, y explica cómo las bacterias, que necesitan azufre para sobrevivir, al metabolizarlo crean un gas etileno.

Según Justin North, autor principal del estudio e investigador científico en microbiología de la Universidad Estatal de Ohio, este proceso podría ser muy valioso para la fabricación de plásticos, aunque todavía hay mucho trabajo por hacer para desarrollar estas cepas de bacterias y poder producir cantidades industriales de este gas.

Investigadores del estado de Ohio trabajaron en el estudio con colegas de la Universidad Estatal de Colorado, el Laboratorio Nacional Oak Ridge y el Laboratorio Nacional del Noroeste del Pacífico.

El gas etileno es frecuentemente utilizado en la industria química para fabricar una gran cantidad de plásticos, más que cualquier otro compuesto orgánico. Hoy se utiliza gas natural o petróleo para crear este gas.

En otras investigaciones se han descubierto bacterias que puedan crear gas etileno, solo que necesitaban oxígeno para este proceso. El oxígeno hace explosiva la combinación, por lo que constituía un obstáculo para la fabricación.

Esta bacteria, por otra parte, no necesita oxígeno, lo cual es una ventaja tecnológica importante.

Investigadores del estado de Colorado y de Ohio, y dos laboratorios nacionales, North y Tabita han identificado el proceso de liberación del subproducto de azufre, lo que llamaron “subproducto feliz” del etileno.  

Además, también descubrieron que las bacterias usaban sulfuro de dimetilo para crear metano, un gas potente de efecto invernadero.

Si bien toda esta investigación se realizó en laboratorios, queda aún por ver cómo se podrá realizar el mismo proceso en el medio ambiente. Se ha identificado una situación en donde este proceso puede tener impacto en la vida real, y es que el etileno es una hormona vegetal natural clave para el crecimiento de las plantas, aunque en grandes cantidades puede ser dañino.

Este descubrimiento puede ayudar a evitar o tratar los problemas de acumulación de etileno en los suelos, en los casos de inundaciones. Este es un buen ejemplo de serendipia, es decir, de cómo un hallazgo fortuito puede conducir a otros avances que no tenían relación con la investigación inicial.