La Antártida tiene un programa de control de plásticos con energía nuclear

226
views
Time-lapse: Antarctic Peninsula mountain Antarctica

Argentina ha lanzado, desde la Base Antártica Conjunta Marambio, un programa de control de plásticos mediante energía nuclear. El presidente Javier Milei, acompañado por Rafael Grossi, titular del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), inició el proyecto Nutec Plástics con el propósito de monitorear la contaminación marina generada por microplásticos y nanoplásticos en las costas antárticas.

“Argentina inicia un nuevo capítulo en su distinguida trayectoria en ciencia antártica a través de este programa. Buscamos potenciar nuestras capacidades para proporcionar información científica de calidad en el marco del Tratado Antártico”, afirmó Milei.

A nivel global, la iniciativa cuenta con la colaboración de 63 países en la monitorización marina y otras 30 naciones enfocadas en tecnologías innovadoras de reciclaje. Entre ellas, destaca el uso de irradiación para tratar plásticos existentes y hacerlos aptos para su reutilización.

Las actividades comprenden misiones de expertos, capacitaciones para la toma y análisis de muestras, y apoyo logístico facilitando el acceso del personal científico a la Antártida. Milei destacó la prioridad dada a la ciencia, cooperación y preservación del medioambiente antártico en la política exterior del país.

Según la información oficial, el proyecto trasladará dos grupos científicos a la Antártida durante 60 y 120 días, respectivamente, coordinando con el Ministerio de Defensa argentino para el apoyo logístico. El Instituto Antártico Argentino analizará las muestras, mientras que la OIEA proporcionará insumos, equipamiento de laboratorio y financiamiento para las capacitaciones.

El acuerdo es gestionado por el Programa Antártico Argentino a través de la Dirección Nacional del Antártico (DNA), dependiente de Cancillería argentina, y conforme al Sistema del Tratado Antártico. “Nutec Plastics” extiende un programa existente a los mares antárticos, consolidando el compromiso argentino con la comunidad internacional y la preservación ambiental.