LED en la impresión 3D para reparar el plástico

104
views
LED en la impresión 3D para reparar el plástico

La impresión 3D ha comenzado a ser utilizada por varias industrias que abarcan desde la atención médica hasta la fabricación. En el campo de la medicina, ha sido uno de los avances que permitieron apoyar los tratamientos terapéuticos de los pacientes y disminuir los costos.

Además, la bioimpresión 3D sirve para crear vasos sanguíneos sintéticos que podrían facilitar el camino en el trasplante de órganos. Gracias a la creatividad que involucra la impresión 3D, puede ser aplicada para diferentes usos, lo que predice que seguirá avanzando tecnológicamente y con ello, su uso.

Se calcula que el mercado global de impresión 3D tendrá una tasa de crecimiento anual compuesta (CAGR) del 21% de 2021 a 2028, lo que representa cerca de $ 62,79 mil millones en el mercado.

Uno de los materiales más utilizados en la impresión 3D es el plástico, tanto porque es un material de fácil adquisición, rentable y además permite crear prototipos de manera muy rápida.

Por otro lado, si bien se trata de un material con muchas propiedades, puede suceder que el diseño 3D de plástico sea susceptible de romperse.

Debido a que en la impresión 3D el diseño se imprime como un todo, si se parte o se rompe en alguna de sus partes, puede volverse completamente inutilizable.

A mismo tiempo, el diseño, de ser posible deberá corregirse, y si no es posible corregir, habrá que desecharlo. Esto aumenta la posiblididad de generar residuos plásticos, y para solucionar este problema, un equipo de investigadores de la Universidad de Nueva Gales del Sur (UNSW) en Sydney ha creado un método utilizando luz y un reactivo para lograr que el plástico se repare por sí mismo.

El estudio fue publicado en Angewandte Chemie International Edition, y en él se demuestra que encendiendo una luz LED en un área problemática provoca una reacción química que logra fusionar las piezas rotas.

Este método requiere del uso de un reactivo que se activa con la luz, haciendo que las partículas se reorganicen bajo la presencia de la luz, y fusionando las piezas rotas. El tiempo total de este proceso dura alrededor de 1 hora. Los investigadores combinaron el nuevo plástico reparado logrando un plástico aún mas fuerte que el original.

El proceso es simple y rápido, agregando así una ventaja adicional a los procedimientos que se utilizan actualmente, que tardan hasta un dia y son más complicados.

Según sus creadores, este método podría ser muy útil en los campos de la electrónica y sensores, como también en los procesos de producción a gran escala, logrando evitar el desperdicio del plástico dañado.

Este nuevo enfoque abre una nueva posibilidad para la reducción de los residuos plásticos y de esta manera contribuir a la preservación del medio ambiente.