Mala calidad en la organización: vulnerabilidad para su presupuesto

73
views

Por Jonathan Porta, Regional VP Sales para LATAM de Coupa

¿Qué hacer cuando se tiene un entorno inflacionario alto como el actual? en el que, además, los precios de las materias primas y los energéticos van en aumento, lo que se traduce en una menor rentabilidad para las organizaciones- A este cuestionamiento se enfrentan una gran cantidad de empresarios y directivos en la actualidad.
De acuerdo con datos de Gartner, firma consultora y de investigación en el mercado de Tecnologías de la Información (TI), en el contexto inflacionario actual, el 74% de los directores de Finanzas (CFO) a nivel global, afirma que el mayor riesgo de los precios altos es la reducción de la rentabilidad de sus empresas.
Para evitarlo, estos ejecutivos buscan soluciones para aumentar la rentabilidad de sus organizaciones, sin embargo, estas no dan siempre los resultados esperados. Ante esto, en las compañías y sus cadenas de suministro, la calidad es un factor en el que algunos hacen ajustes para mejorar los márgenes de utilidades.
El costo del modelo de mala calidad consiste en asumir fallas tanto internas como externas de nuestro producto. Los costos de fallas internas son en los que incurrimos antes de que el producto salga a la venta, mientras que los que corresponden a las fallas externas son los que incurrimos después de que el producto llega al cliente.
Según datos, también de Gartner, en promedio las empresas pierden hasta 260 millones de dólares por cada 10 mil millones en ingresos, debido al costo por mala calidad. Sin embargo, cuando una organización decide implementar un programa para evitarla, las organizaciones redujeron, de forma significativa, sus pérdidas.
Creando mejoras
¿Cómo reducir el costo por mala calidad? No se trata de reducir el estándar de producción a través de insumos más baratos, sino de disminuir los desperdicios derivados de procesos equivocados.
Y es que evitar estos costos con un programa de mejora, es la mejor forma de lograr un ahorro y aumentar los márgenes de ganancia para cualquier organización, sin cambiar negativamente la percepción de nuestros clientes. Para hacerlo, es menester considerar los siguientes pasos:

● Se debe de buscar y documentar el origen de los costos negativos; éstos pueden estar en fallas internas y externas.
● Analizar las causas fundamentales del origen de este costo, por mala calidad, en la operación de su empresa.
● Medir las pérdidas que tiene por esta deficiencia y cuantifique los ahorros que puede tender a minimizar.
● Mejorar la ejecución del proceso que está “dañado” por este costo, con un plan de mejora continua.
● Realizar revisiones mensuales y reportar los resultados.
Un poco de ayuda
La tecnología y el capital humano de las empresas son factores de los cuales podemos echar mano para realizar cambios en ellas . La recomendación es que, para llevar a cabo una reducción de los costos por mala calidad, se apoye en un equipo multifuncional.
Puede invitar a formar parte de él a los directores de calidad y logística de su empresa, a fin de que ellos colaboren con la visión particular que tienen desde su área. Todo a fin de que ayuden a encontrar posibles soluciones a problemas.
Como lo mencionamos antes, la tecnología es un aliado cuando se trata de hacer mejoras en su organización; en este sentido, la gestión del gasto empresarial es una práctica que involucra el análisis de la forma en que su compañía adquiere insumos y de cómo le paga a sus proveedores.
Para llevarlo a cabo de manera correcta, es muy útil el uso de informes físicos y software especializado que le ayude a encontrar las áreas en las que se puede redefinir el uso del presupuesto y destinarlo a otras áreas dentro de la organización. La distribución del gasto es la base de todas las decisiones corporativas; incluso para el caso de las cadenas de suministro, ayuda a definir y mejorar su eficiencia.
Encontrar los costos ocultos de la mala calidad le ayudará a tener una empresa ágil y resiliente en sus finanzas, capaz de hacer frente a las dificultades de su entorno y contribuir de manera significativa, a aumentar la rentabilidad de su negocio.
Tomar decisiones acertadas y en el momento adecuado garantiza que su empresa sobreviva a las dificultades del entorno actual, manténgase informado y preparado en todo momento para resolver de la mejor manera los problemas de su negocio.