Peligra el futuro de las empresas de envases plásticos de aplicarse un nuevo impuesto

167
views
Peligra el futuro de las empresas de envases plásticos de aplicarse un nuevo impuesto

Un nuevo impuesto presentado en el Proyecto de Ley de Residuos y Suelos Contaminados, que se aplicarían a los envases plásticos no reutilizables, podría poner en peligro el futuro del 95% de las empresas fabricantes de envases y embalajes de plástico.

Según el estudio independiente “Impuesto sobre los envases y embalajes plásticos1: impacto sobre el sector de fabricantes de la no repercusión jurídica del impuesto”, elaborado para la plataforma que comprende a los agentes que forman parte de la cadena de valor de los plásticos en España, EsPlásticos, el 95% de las empresas del sector podrían cesar sus operaciones.

El citado estudio analiza el impacto socioeconómico que el impuesto podría tener sobre los fabricantes de plásticos y sus posibles consecuencias para el conjunto de la economía de España.

Con un impuesto de 0,45 euros por kilogramo de plástico no reciclado en envases no reutilizables se recaudarían 982 millones de euros, 41% más que el Excedente Bruto de Explotación (EBE) del sector, que en 2019 ascendió a 696 millones de euros.  Esto llevaría al sector de fabricación de envases y embalajes de plástico a una situación de pérdidas brutas.

Por otra parte, si las empresas del sector cesaran su actividad como consecuencia de la aplicación del impuesto, las pérdidas en recaudación superarían los 2.000 millones de euros, por lo que la medida no sería eficaz en cuanto a la recaudación de las administraciones públicas. En cambio, si la Ley contemplara la posibilidad de repercutir el impuesto, a las siguientes empresas en la cadena de valor, éstas podrían asumirlo sin gran impacto sobre su cuenta de resultados.

De acuerdo con lo manifestado por el estudio, la potencial quiebra de las empresas del sector podría llevar asociada la destrucción de más del 78% de la actividad económica y del empleo asociado.

En términos de empleo, se traduciría en una destrucción de 99.340 puestos de trabajo, de los 126.675 que están vinculados al sector de envases y embalajes plásticos, afectando a 8.554.

Además, el impuesto impactaría sobre el conjunto de la economía, dado que la contribución al PIB del sector se reduciría 0,6 puntos porcentuales, es decir, del 0,7% al 0,1%.