Plastimagen 2022, más verde que nunca

560
views
José Navarro, director general de Tarsus México

Por Suri Chirinos

Vuelve, de manera presencial, una de las exposiciones más completas del sector del plástico en Latinoamérica, con más de 400 expositores representando a mil marcas provenientes de más de 20 países.

La vigésima cuarta edición de Plastimagen México se llevará a cabo en la Ciudad de México del 8 al 11 de marzo del 2022.

Esta edición se destaca por ser un relanzamiento después de casi dos años de pandemia. Reunirá a las empresas de la industria del plástico para crear alianzas comerciales, exhibir las más recientes innovaciones en cuanto a materias primas, moldes, maquinarias y equipos periféricos de la industria del plástico.

Una de las ventajas de esta feria es su ubicación. México es un destino importante gracias al Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC)– el cual beneficia los negocios con los tres países. Al mismo tiempo, la industria se encuentra en pleno cambio y, actualmente, se está dirigiendo hacia una tendencia más verde al querer ser parte de modelos económicos circulares.

Revista MP tuvo el placer de entrevistar a José Navarro, director general de Tarsus México, por el relanzamiento de Plastimagen 2022, esta vez en formato presencial.

Revista MP. ¿A qué obedece el nuevo lema “Más verde que nunca”?

José Navarro. La realidad es que el plástico, como materia prima, no es más que miles de moléculas con características que se pueden transformar a través de procesos térmicos y ha sido estigmatizado como un elemento contaminante y tachado como un material que no debería existir. Pero si nos ponemos a valorar el plástico como tal, nos damos cuenta que ha aportado muchos más beneficio a la humanidad, que los perjuicios que se le adjudican. Realmente, los daños que se asocian a este material tienen más que ver con el uso y que con el material en sí.

Si hacemos un análisis del plástico y cómo se ha utilizado a través de todo el siglo XX y lo que va del XXI, nos daremos cuenta que ha sido un elemento que ha potenciado las economías de valor, ha hecho que los productos sean más exequibles para toda la humanidad. Un ejemplo son los productos médicos que son fundamentales como las prótesis, las bolsas de sangre, los catéteres, etc., que permiten vivir o tener una mejor calidad de vida, hasta los que ayudan a respirar mejor y a no contagiarse como los cubrebocas, muy necesarios en esta pandemia. Y esto sucede por las características que tiene el plástico de ser permeable, inocuo, etc. O, en el caso de la agricultura, el aprovechamiento del agua es vital ya que se disminuye el 70 % de la evaporación al utilizar acolchados plásticos, aprovechando más el recurso. Asimismo, gracias a las películas plásticas se puede tener una productividad altísima por hectárea que ayuda a satisfacer las necesidades de los casi 8 mil millones de seres humanos que habitan el planeta.

Pero hay usos que han dejado ver como ha pensado el industrial sobre los productos plásticos en el pasado. Por ejemplo, un transformador diseñaba una pieza en una resina y no pensaba en qué sucedería después de su primer uso. Pensaba que ya había cumplido el 100 % de su vida útil, y después ya no era su problema. Esto no es cierto. El industrial debe pensar lo qué se hará con ese producto después de su uso, si terminará en un destino no propicio, cómo esa pieza puede regresar a la cadena de producción y situarse, desde la concepción, para que pueda cumplir con un diseño circular.

De esta manera, entra en un modelo de economía circular. Es un modelo económico porque cuando usas un producto una sola vez y termina en un vertedero o el mar estás, básicamente, tirando dinero. Ese artículo en su fabricación tiene ingresado mano de obra, capital, tiempo, la inversión de desarrollo intelectual de la pieza y otros factores económicos. Actualmente, la industria tiene un modelo económico lineal que nos está llevando a acabarnos los recursos. Todos los elementos plásticos deben estar pensado, desde su génesis, en como regresarán a la cadena de producción. Ya existen tecnologías para reciclar plásticos que, incluso, pueden hacer que un material grado alimenticio vuelva con las mismas características. Pero tiene que ver con la vocación del empresario y, sobre todo, de la sociedad. Ambos deben entender que los productos plásticos van a cumplir una función y luego se van a reintegrar en la cadena valor porque lo tienen. Además, si no hacemos un cambio en la producción terminarán afectando a las generaciones futuras.

Plastimagen es más verde que nunca porque está enfocado al 100 % a promover y privilegiar tecnologías que faciliten el camino de las empresas hacia un modelo económico de economía circular.

Plastimagen 2022

MP. ¿Está la industria plástica mexicana preparada para hacer un cambio hacia la sustentabilidad? Y si no es así qué necesitaría.

JN. Hay una gran cantidad de transformadores plásticos que pueden entender perfectamente que su producto debe cumplir con características sustentables. Asimismo, hay muchos sectores que utilizan plástico que también lo han pensado, porque este material está inserto en varias cadenas de valor. Por ejemplo, más del 80 % de la industria alimenticia utiliza plásticos para poder presentar alimentos en las condiciones de sanidad que está demandado el día de hoy, no hay otra opción. Todos deben tener una concepción de reutilizar el material, sea cual fuere, después de sus primeros usos.

Yo creo que la industria plástica ya entiende que tiene que transitar ese camino porque también le va a proporcionar una ventaja competitiva. Actualmente, no todas las empresas tienen la tecnología para poder integrar material reciclado en sus producciones y debe ser parte de su modelo de producción. En ese sentido, las exposiciones como Plastimagen cumplen con esa función importantísima de presentar las soluciones a los industriales porque no necesariamente las conocen o las tienen a la mano.

MP. ¿Qué aprendizaje le dejó la pandemia a la industria del plástico?

JN. Una de las lecciones más importantes es que, aún en un ámbito tan estigmatizado como está la industria del plástico, ha cumplido con una excelente función protegiendo a la humanidad. Gracias a estos productos pudimos interactuar sin ser contagiados, sobre todos los médicos que hasta la fecha utilizan indumentaria de fabricada con plástico para no contagiarse. Gracias a todos los insumos hospitalarios que se utilizaron para atender a los 3,600 mil casos desde que inició la emergencia sanitaria, sobre todos los que llegaron a etapas graves, se pudieron salvar muchas vidas y esos elementos que tenían contacto con el ser humano, en su gran mayoría, eran de plástico.

Por otro lado, cambiaron los hábitos de consumo. Aumentó el delivery de comida y gracias a las películas plásticas los proveedores pueden entregar un producto en las condiciones de inocuidad que se esperan.

El aprendizaje que ha dejado la pandemia es que el plástico tiene una cara buena y lo ha mostrado con un papel protagónico fundamental en el desarrollo de la humanidad.

MP. ¿Qué esperan de la siguiente edición de Plastimagen después de tanto tiempo de ausencia presencial?

JN. Con la experiencia de varios eventos que hemos realizado hasta ahora, en el cual hemos podido cumplir con los protocolos de sanidad que nos exigen tanto las autoridades nacionales e internacionales así como nuestro programa de Tarsus Trust, hemos sido capaces de llevar a cabo eventos con sana distancia, con los filtros sanitarios necesarios y hemos logrado convocar audiencias de muy buena calidad. Los asistentes tienen un nivel muy alto y proyectos muy específicos. Más del 80 % de los asistentes están vacunados, arriba del 85 %, es un ambiente extremadamente seguro. Al ser un largo tiempo que no ha estado la exposición hay una necesidad de soluciones del más alto nivel. La feria ocupará área de 18.000m2 netos, con 400 expositores directos, representando mil marcas provenientes de más de 20 países, y tendrá 10 pabellones internacionales como los de Portugal, Brasil, Italia, Alemania, Reino Unido y Francia; incluido 1 pabellón especializado de la Asociación Nacional de Industrias del Plástico en México (ANIPAC).

Esperamos alrededor de los 20 mil visitantes en los 4 días que durará la feria y tendremos un programa de conferencia enfocados al tema de la economía circular. Además, los contenidos podrán ser descargados bajo demanda posteriormente al evento.

Seguiremos trabajando con códigos QR para contactos y folletos de los expositores, lo que aumenta la garantía de sanidad en el recinto. Habrá procesos de sanitización varias veces al día, pero lo más importante es propiciar el contacto personal entre oferta y demanda. En nuestra experiencia, los eventos digitales permiten el contacto, pero deja un vacío en el networking y en la parte de serendipia que ocurre en una exposición, lo que permite crear un ambiente de confianza para hacer negocios.

El registro se encuentra abierto en su página web: www.plastimagen.com.mx