Una nueva vida para las mascarillas quirúrgicas: convertirse filamento de impresoras 3D

58
views
Una nueva vida para las mascarillas quirúrgicas: convertirse filamento de impresoras 3D

La pandemia ha provocado un cambio en las costumbres sociales, una mayor conciencia de la higiene y la salud, y demasiados residuos. Las mascarillas quirúrgicas que se utilizan en España se han convertido en un gran problema de contaminación. La Universidad de Bristol ha encontrado una solución a este problema: convertirlas en material de impresión 3D.

La mencionada Universidad ha presentado un proyecto que estudia la posibilidad de transformar los componentes de estas mascarillas en filamento para las impresoras 3D.

Según un estudio realizado por Environmental Advances, una mascarilla puede liberar en los mares hasta 173.000 microfibras al día. Las protecciones que usamos cotidianamente, como toallitas húmedas y guantes, poseen múltiples fibras plásticas como el polipropileno, que permanecen en la naturaleza durante décadas.

Para probar su proyecto y demostrar que dichas protecciones tienen una salida más sostenible, el equipo de investigación en Bristol utilizó un kilo de mascarillas defectuosas que les proporcionó un fabricante británico, para realizar las primeras pruebas. El proceso de transformación comienza eliminando las asas y varillas para la nariz de forma manual.

Luego, se calientan las mascarillas y se presionan con una plancha y papel antiadherente para convertirlas en una hoja dura. El material tratado de esta forma es más fácil de manejar evitando que obstruya la máquina donde se realiza el proceso de esmerilado. Las láminas resultantes son trituradas en una licuadora para obtener unos finos gránulos de polipropileno azul con el que están fabricadas las mascarillas.

El tercer paso requiere colocar esos granos en una máquina trefiladora que los convierte en filamentos. Durante este proceso las mascarillas son sometidas a altas temperaturas, que, según los investigadores, es suficiente para matar las posibles bacterias de COVID-19 y desinfectar el material.

Para transformar el material de las mascarillas en filamento, los investigadores dieron con un producto de código abierto llamado Filastruder.

La boquilla llega a los 170ºC y convierte a los granos azules en un filamento de 1,5 mm de diámetro. Los investigadores están trabajando para refinar el proceso y conseguir el grosor adecuado. El filamento terminado alcanza los 7 metros de longitud.