Una nueva vida para los automóviles

131
views
Una nueva vida para los automóviles

Existen aproximadamente 1.300 Centros Autorizados de Tratamiento (CAT) en todo España, y procesan cerca de 700 mil  vehículos por año para su reciclaje.

A partir de 2015, es obligación reciclar en Europa, el 95% de la masa total de cada vehículo fuera de uso. Pensemos que un coche moderno reúne alrededor de 60.000 partes que pueden ser de hasta 40 materiales diferentes, como por ejemplo metal, plástico, caucho, vidrio y polímeros.

Cada uno de los materiales extraídos pueden ser reutilizados en la industria del automóvil, incluso revenderse como componentes de segunda mano o transformarse en otro tipo de productos.

Fase 1: descontaminación

Al llegar al desguace, un vehículo es descontaminado, para extraer todas las sustancias que puedan resultar dañinas para el medio ambiente, como los gases del circuito del aire acondicionado (afectan a la capa de ozono al liberarse en la atmósfera), el combustible, los aceites lubricantes, el líquido hidráulico y la batería. La mayoría de estos materiales se destruyen o se neutralizan a través de procedimientos seguros y certificados.

Fase 2: despiece

En esta fase se procede al desmontaje del automóvil, extrayendo todo lo que se pueda reutilizar en el mercado de segunda mano. Todo lo demás pasa a la siguiente fase, el achatarramiento, para el que se utilizan dos máquinas especializadas.

Fase 3: fragmentación y prensado

La estructura básica de la carrocería y las partes metálicas no extraídas son prensadas hasta convertirse en un cubo de metal de aproximadamente un metro cúbico. Y estos cubos se envían a las fundiciones de la industria metalúrgica.

El resto de las partes que se despiezaron del coche pasan a la fragmentadora, que tritura y separa en bruto los diferentes materiales para su clasificación. Dentro de esta máquina, las composiciones metálicas son atraídas por imanes, que se separan así del resto de elementos no férricos, como el aluminio y el cobre.

Fase 4: reutilización

El elemento más simple de reciclar y aprovechar es el acero de la estructura del coche. Este pasa directamente al área de fundición para utilizarse de nuevo en la industria.

En cuanto a los neumáticos, existen varias opciones. Según el estado se recauchutan y vuelven a utilizarse, o se trituran en forma de gránulos para otras aplicaciones. Por otra parte, algunas empresas han comenzado a recuperar materiales reciclados provenientes de otras fuentes. Es el caso de Audi, por ejemplo, que aprovecha el material de las botellas de plástico, denominado tereftalato de polietileno (PET), para fabricar un tejido para tapizados y alfombras.